Óscar González, campeón de España

Tras doce días de competición en esta edición de la Semana Bolística, llegó la cita más importante de la temporada. Llegó el Campeonato de España de 1ª Categoría Individual – Copa S.M. El Rey. Después de las tiradas de dieciseisavos de final, “el junco de Liérganes”, Óscar González, se colocaba líder derribando 151 bolos, aventajando en 5 a su inmediato perseguidos, Nacho Migoya. Por la parte media, el corte quedaba este año en 127 ‘palos‘, una cifra que compartían cuatro jugadores (Benito Fdez., Alfonso Díaz, Jesús J. Salmón y Víctor Glez.). Estos dos últimos serían los encargados de abrir bolera en la tarde del jueves, en los octavos de final del Campeonato, lo que hizo que la bolera fuera cogiendo color en las gradas. Un buen concurso de estos dos jugadores, favoritos al título junto con el entonces líder Óscar González, hizo que el resto de jugadores fueran obligados a realizar un buen concurso si querían estar entre los ocho mejores.

Después de tres días de competición, disputados los octavos de final, Óscar seguía líder, aventajando en 14 ya a su nuevo perseguidor, Rubén Haya. Por su parte, Jesús y Víctor habían escalado posiciones, colocándose tercero y quinto respectivamente. Carlos García, David Gandarillas, Lolo Lavid y Pablo Lavín completaron el cartel entre los ocho mejores.

Con este cartel llegamos al día grande, y el ambiente hacía indicar que la ‘Bolerona‘ presentaría un aspecto de gala, como cada edición del Campeonato de España que se disputa en Torrelavega. Y los pronósticos no fallaron. Mediadas las semifinales hubo que colgarse el cartel de “Entradas agotadas”. El público tenía ganas de bolos, y las semifinales no podían tener mejores nombres: Óscar González, Víctor González, Jesús Salmón y Rubén Haya serían los cuatro nombres que ocuparían el podium. Rubén se desinfló en su concurso de semifinales, en tanto que Jesús hizo gala de su mejor juego, derribando 147 bolos, obligando a Víctor a uno más si quería jugar la final. Mientras tanto, la obligación de Óscar era mucho menor gracias a la renta acumulada en los concursos anteriores.

A medida que avanzaba la segunda semifinal, a Víctor se le ponía más cuesta arriba la clasificación para la final. Llegó a una última tirada obligado a 26 para jugarla. Fue entonces cuando subió 10 desde el tiro y, birlando la primera bola de 6, se abría un halo de esperanza para el jugador de Peñacastillo. Cinco derribó con la segunda y otros tantos debía derribar con la última para disputar la final. Sin embargo, esta última se le escapó al segundo y se truncó su objetivo de jugar esa final. Así todo, el público se puso en pie para dar una merecida ovación al joven jugador.

Así pues, Jesús Salmón y Óscar González reeditaron una final de un Campeonato de España en la Severino Prieto. La última había sido hacía 12 años, en la temporada 2006, cuando Óscar lograba su primer Campeonato de España. Y doce años después, lograría un nuevo título nacional. En una final sin mucha emoción aunque sí buen juego, el interés por el triunfo quedó en un segundo plano, si bien el récord del Campeonato podía caer. Y así fue, con la segunda bola del tiro de la última mano, Óscar González batía su propio récord, dejando la nueva cifra en 735 bolos. Gran campeonato el de un Óscar González que, además, se hace en propiedad con la Copa S.M. El Rey. ¡Enhorabuena ‘Junco’!